martes, 20 de septiembre de 2016

Los rompecabezas y sus llamados de atención.

El primer rompecabezas que recuerdo era un rompecabezas de 5000 piezas, era armado por el hermano de mi padre que siempre ha dejado que lo moleste, pero que me dió como 30 piezas porque eran muy pequeñas yo tenía como 6 años (y ahora entiendo que estaba interrumpiendo su momento) y estaba muy concentrado, el siguiente rompecabezas con el que tuve contacto fue el primero que compartimos con mi hermano eran 150 piezas una cuestión sencilla y eran los bebés de Disney cuando lo terminamos casi hicimos fiesta (y el pleito previo para colocar la última pieza).

Para uno de mis cumpleaños recibí ´mi primer rompecabezas´ un Koala, para que a aprender de esos marsupiales perezosos que sólo habitan en Australia, combinada con la serie de un canguro que no he vuelto a encontrar y de una historia alrededor de un observatorio siempre en Australia, se desarrollaron tantos interéses que descubrí que existen pocos marsupiales que el ornitorrinco es parte de ellos, que los observatorios tienen telescopios gigantes que miran años luz atrás, etc, etc, etc.

El siguiente rompecabezas fue uno de 5000 mil piezas que mi madre compró en un viaje a Irlanda, país del que ella se enamoró y en el cual los directivos nacionales sacaron las garras y nos dieron muestra en carne propia del nivel de corrupción y cómo se aprovechan del esfuerzo de aquellos que si trabajan con ganas (pero eso es otra historia). Regresó emocionada y fue un proyecto que nos hizo modificar la función de la mesa del comedor durante casi dos meses, proyecto familiar genial hubo momentos en que entre los 4 no encontrabamos una pieza pero durante las noches teníamos nuestro momento.

Luego decidí que en mi casa los cuadros serían rompecabezas, cometido parcialmente cumplido, tengo 2 cuadros que son rompecabezas, aunque mi casa aún está en proyecto, pero que puedo decir, la vida a veces nos lleva por donde quiere y otras la hacemos irse por otro lado.

Con los dos últimos rompecabezas la aventura individual ha sido la última pieza, se pierden no me pregunten porque, es un misterio, los dos rompecabezas han perdido la última pieza y (mi madre estará feliz con esto) ambos me han hecho ordenar, pero de esos momentos que ves algo mal puesto y comenzas a ver todo mal puesto y de repente limpiaste toda la casa.

Probablemente sea hora de dejar de armar rompecabezas o tal vez sea hora de comenzar a dejarlse su espacio específico.




BLOGS FAMILIARES